Su nombre deriva de la raíz griega pyr (fuego), ya que al rozarla con metales emite chispas, lo cual intrigaba al mundo antiguo.

También conocida como el "oro de los tontos" o el "oro de los pobres" por su gran parecido con el oro.

Piedra del dinero.

Concentra nuestra energía en las mejoras que deseamos.